Te has preguntado alguna vez, ¿qué pasaría si tu perro hablara?, o ¿has experimentado la necesidad de saber qué es lo que te quiere decir?; pues bien creeríamos que  sino son todos, es una gran mayoría de personas que se han preguntado esto, por ello el día de hoy hablaremos de la forma en la que se comunica tu peludito, emocionante ¿verdad?

Diversos estudios han revelado que los perros se comunican de distintas formas, esta comunicación dependerá de determinados factores como el lugar y las circunstancias en que se encuentre nuestro amigo, observemos la primer forma.

Indicaciones verbales:

Estas se refieren a cada uno de los sonidos que emite nuestro can, ¿qué podría significar cada una de ellas? 

  1. Gruñidos: esta manifestación demuestra que tu amigo se siente inseguro, se encuentra a la defensiva, intenta protegerse a sí mismo y controlar la situación, la mayoría de veces sucede cuando un extraño no le da confianza, le quitas su comida o sus juguetes o en otras situaciones de riesgo, un gruñido no significa necesariamente que va a atacar, pero probablemente podría hacerlo.
  2. Ladridos: los ladridos son una de la expresiones más comunes que podemos identificar, a través de ellos quieren mostrar su molestia frente a un sonido, animal o persona, de igual forma lo usan para llamar la atención, mostrar su alegría o frente a una situación de riesgo.
  3. Aullidos: existen variedad de razones por las que un perro aúlla, entre ellas se encuentran:
                       –  Sentimiento de soledad.
                       –  Imitación, la cual se efectúa en el momento de oír un sonido como la sirena de una ambulancia. Debemos tener en                                         cuenta que también puede ser producido por la molestia que causa en  sus oídos.
                      –   Estados de ansiedad, cuando nuestra mascota presenta estos cuadros es muy probable  que aúlle con frecuencia.

Lenguaje corporal:

Así como en los seres humanos, en que cada uno de nuestros movimientos habla más que nuestras palabras, así mismo sucede en nuestros peludos amigos; aprendamos a identificar algunos  de esos comportamientos y qué significan.

  • Postura de confianza: se mantendrá  erguido, con la cola y las orejas arriba, se mostrará muy tranquilo.
  • Postura “es momento de Jugar”:  esta postura puede ser malinterpretada como una posición de ataque, ya que las patas delanteras se encontrarán extendidas en el piso  al igual que su pecho mientras su parte trasera y su cola se mantendrán en lo alto, esto significa que está dispuesto a jugar.
  • Postura “me siento amenazado”: erizará el pelo de su espalda, esto representa que nuestro can se encuentra en alerta máxima e intenta mostrarse más grande.
  • Postura “tengo miedo:  se encogerá, tendrá sus piernas sutilmente dobladas y en ocasiones arqueará su cuerpo, su cola estará abajo pero no entre las patas.

Señales de la cabeza y las orejas:

Orejas levantadas o hacia delante: muestran que nuestro can se encuentra concentrado, indica curiosidad, atención total.
Orejas abajo:  nos dice que el perro se siente amenazado o inseguro.
Orejas que apuntan hacia atrás: determinan ansiedad, curiosidad o miedo.
Parpadeo o guiño:  es evidente que tu peludo quiere jugar.
Ojos entrecerrados: esto nos puede alertar de que se siente agresivo.

Cada una de las manifestaciones habladas anteriormente son comportamientos que realizan nuestros amigos reiterativamente y que siempre tienen algo que decirnos, debemos estar atentos a esos comportamientos para identificar cuál es el su estado de ánimo y de qué forma podríamos proceder en cada situación para proporcionarle mayor bienestar.